9 de mayo de 2012

No-Material Obligatorio para la CSP-115

En la web de la carrera tienes la lista de material obligatorio y recomendado (pincha aquí).
Pero yo no quiero hablar de eso.
Yo quiero no olvidarme de grabar bien algunas experiencias y emociones que rodean esta aventura. Y quiero disfrutarla desde el km 0, con intensidad, sabiendo que tengo muchas posibilidad de que no consiga terminarla debido a la lesión del aquiles que arrastro y la falta de entreno secundaria.

Pero mientras pueda, intentaré:

- Disfrutar de la emoción de juntarnos casi 2000 locos bajo el arco de SALIDA,  con los nervios de tener por delante más de 60 km para la mayoría, que ya está bien, y 115 para unos pocos.

Ermita de Torrocelles
 - Detenerme un buen rato en la Ermita de Torrocelles (km 43)
 El sitio es de una gran belleza, con un centenario olivo que se va a llevar más de un abrazo, y además, aquí nos toca despedirnos de más de un amigo que habremos hecho en el camino. Las caras reflejarán lo que nos queda pasar a cada uno y espero poder ayudar y ser ayudado. 
Por el camino encontrarás muchos árboles como éste, centenarios, llenos de años de vida, con troncos que no puedes abrazar completamente en solitario, pero que eso no impida que les pidas consejo.


Vistabella, y en segundo plano, Penyagolosa


- Cuando estemos subiendo hacia Culla, no deberíamos olvidarnos de echar la vista hacia nuestra izquierda. 
Cuando ganemos altura, por encima de la sierra que nos flanquea, podremos disfrutar de una de las vistas más espectaculares (y demoledoras quizás) del recorrido. En línea casi recta veremos el pueblo de Vistabella en primer plano (nos faltan unos 20 km) y por detrás, en segundo plano, el Pico de Penyagolosa (para el que quedan otros 55 más), que completaremos haciendo una gran S.
Bonito pero demoledor si vas tocado. Mucho ánimo allí.



- Si alcanzo Culla, compartiré unos pastelitos de la Pantera Rosa (y sonrisas) con los que me rodeen. Espero que sean los grandes amigos y mejores personas con los que inicio esta aventura: Alvaro, Pez, David, Elias y Hortensia. Tengo uno para cada uno de ellos. Pero si me sobra alguno, porque me he quedado muy atrás, quizás te toque a tí, si participas.



- Vistabella (km 86) te recibirá de repente.
Tras superar un pequeño collado aparecerá frente a tí, coronando una colina. Quizás tengas la suerte (o no, depende cómo te lo plantees) de que el atardecer ilumine al mismo tiempo la sonrisa que seguro pones al alcanzar este punto de la carrera.
Me pienso parar a disfrutar este momento, si lo alcanzo, y abrazarme con el que tenga a mi lado, que espero sea Alvaro (que se deja).



- Y donde me pille la noche, elegiré un buen sitio para observar ese bello cielo estrellado que sólo se disfruta en este tipo de aventuras, me acordaré de los diamantes que llevo recogidos durante el camino, y daré gracias al infinito por haber aguantado hasta ese momento.

- Y más diamantes que encontraré por el camino, seguro.
 

Que no se te olvide echar todo esto a tu mochila.
No pesa.

3 comentarios:

jaimescolano dijo...

Gracias compare... Me lo echo a la de cada día. Mejor ¿no?

PEZ dijo...

Maravilloso jefe,...maravilloso

Alvaro dijo...

Doc,estoy como loco por tomarme esos pastelitos.Poco me importaban los km,ahora todavia menos.