13 de noviembre de 2011

Poseidos por El Yeti, (2ªEd Yeti Trail Run)



 Por segundo año consecutivo salgo a la caza del Yeti (Yeti Trail Run, 44 km, 2300+) intentando salir mejor parado que el año anterior, donde de un zarpazo me lastimó la cintilla y tuve que estar a reposo.
En esta edición voy todavía mejor acompañado. Desde Alicante salimos Pez, Alvaro, Elias, Juanito y David G bien tempraño, rumbo (algo perdido por culpa del GPS del coche) a El Berro, a donde llegamos con las primeras luces de la mañana.

Allí nos juntamos con compañeros de AToTrapo (Jesús y Juanma), y nuevos y viejos amigos murcianos (Juanjo, Hortensia...). Mucha buena gente junta.
Una traca al más puro estilo fallero anuncia, con unos 10 minutos de retraso, la salida de la carrera desde la plaza del Berro. Inicialmente agrupados, nos dirigimos por pista hacia el primer embudo, que en esta ocasión hace la función contraria y no aglutina sino que nos separa. Alvaro y yo nos quedamos a vaciar la bufeta y nos quedamos detrás con Juanito mientras  Elias, Pez y David tiran por delante.
Vamos haciendo caminito hacia arriba para coronar la primera cima, la Peña Apartada, por senderos preciosos, nada de pista, y con un día fantástico con un cielo azul surcado por pequeñas nubes blancas. 
Yo voy haciendo la goma para ir grabando vídeo. Acelero y voy pidiendo paso con la excusa de grabar y luego los sorprendo tras algún arbusto con la cámara encendida. La mayoría saludan, hacen alguna moñería y agradecen la intención. Juanito se nos queda por detrás.
Yo voy un poco mosqueado con mi pierna derecha. Los tibiales posteriores y gemelos no se han terminado de relajar bien de la MM Pinoso (semibarefoot) y las primeras cuestas me los ponen a tono. Sin embargo, coronamos agustito esta peña (unos 15 km, 800+), desde donde podemos ver, frente a nosotros, el Morrón Espuña, nuestro siguiente objetivo. Cresteamos un poco, y antes de llegar al avituallamiento de la cima tenemos la primera sorpresa de la carrera, ésta agradable.
Oculto tras un pino NOS ASALTA EL YETI, gritando, enfurecido... 
Tras la sorpresa inicial le explico que no se envalentone mucho que el que me acompaña es carnicero y le embrutecen los km, así que acabamos abrazados y hablando de lo dura que puede ser la vida en... la ciudad.
Nos avituallamos y afrontamos un rápido descenso. Pasamos junto a unas grandes piedras que hay que sortear en el descenso y le muestro a Alvaro dónde me fostié el año pasado, intentado adelantar por donde no debía cuando el terreno, tan resbaladizo, no lo aconsejaba. Siempre aprendiendo, aunque sea a base de ostias.
Alcanzado el Morrón de Espuña, que bordeamos por los pozos de la nieve, ahora descendemos hacia la zona recreativa de la Perdiz. Bajamos por el Barranco del Gallego, una zona llamada la Canaleta, muy estrecha y vertical, con la canal metálica enmedio, que hay que descender con precaución, sin poder evitar el recordar nuevamente cómo estaba esta zona el año pasado, cuando Toni y yo mejor nos hubiera ido con unos esquies.
En esta bajada hago un alto en el camino. Nuevamente el meñique derecho empieza a molestar. Golpea en su cara lateral con la zapatilla en cada zancada hacia abajo...Pienso en decirle al Yeti que le de un bocado y me lo arranque, harto de no encontrar solución al asunto. Me froto nuevamente con vaselina, sin llegar al disfrute, me cambio los calcetines, y discretamente mejor, continuo el descenso. Doy alcance a Alvaro que ya se ha quedado sin agua, le ofrezco, y continúo a mi ritmo para ya reagruparnos en el cercano avituallamiento previo a la última subida (km 28, 1800 +).
Aquí tenemos la segunda sorpresa de la carrera, en este caso no tan agradable. NO HAY AGUA !!!!!
Sin poder excusar a la organización de este fiasco, decidimos no movernos de allí hasta que traigan. Así esperamos unos 15 minutos. Aprovecho para apañarme el dedo, enfundándolo en un apósito que amablemente me ofrece un amable JuanDeDios, llegado de Cartagena.
Tras beber y cargar agua, enfilamos la última y más dura subida, vertical, pedregosa, expuesta al sol que pica a estas horas del mediodia. El verdadero monstruo de la carrera está agazapado aquí, en forma de Hombre del Mazo, que revienta algunos compañeros y les impide acabar su sueño. 
Alcanzamos la senda del Caracol, preciosa, expuesta, labrada en piedra, con impresionantes vistas sobre las paredes del Leiva y sus cuevas. Trotamos un poco, subimos el zigzag y nos dirigimos al Morrón Chico.
Aquí nos cruzamos, en el bucle,  con Hortensia, que está haciendo un carrerón en su debut en la grande de las Yeti Run. Más tarde nos dará alcance.
Quedan menos de 10 km y unos 600 metros que descender, y aunque casi todo el trabajo está hecho, todavía se pueden torcer las cosas... y Alvaro nuevamente deja de mear. 
De su boca salen todos los improperios que su embrutecido cuerpo atina a decir, mientras de su vejiga no sale una gota, arrugada y seca como su camelbak. Repartimos la que nos queda y bajando un poco el ritmo alcanzamos el penúltimo avituallamiento. Unas simpáticas voluntarias nos reciben con alegría, refrescamos la gola y rellenamos botellas, y seguimos, ahora por un sendero que baja al barranco, rápido y divertido, que hacemos en compañía de Míguel, vecino de Petrer, que también debuta en la Yeti.
Salimos a la pista y en breve, el último avituallamiento, nuevamente con simpáticas voluntarias ofreciendo lo que les queda, que no es mucho. Ya nos entretenemos poco, un par de vasos directos al gaznate, les agradecemos la atención y a por los últimos km. 
Alvaro ya reanuda su flujo uretral y se le pasa el embrutecimiento (bueno, se le rebaja), Hortensia nos alcanza, y descendemos en buena compañía por el barranco de las Brujas. Nos descolgamos un poco por los rampazos en una pierna de Elias, pero se le pasa pronto, y conseguimos recuperar tiempo para poder entrar junto a Hortensia en la línea de meta, tras más de 7 horas de aventura.
Aquí la última sorpresa, tampoco grata. De nuevo el avituallamiento se ha agotado, o casi agotado. No quedan migas ruleras, no queda cerveza (y eso que era una patrocinadora del evento)... Una pena.
Una pena porque es una carrera muy bonita, que recorre un paraje espectacular, muy bien marcada, con simpáticos voluntarios que hacían lo que podían en cada cruce y puesto de avituallamiento, pero claro, no tenían mucho que repartir, y esto ensombrece un poco, o un mucho, las sensaciones finales. Y claro, cuando a tan corto plazo de tiempo hay otras carreras de montaña, como la de Chiva, a la que no voy (este año), pero los que la conocen cuentan maravillas de cómo tratan al corredor, pues al final por una suma de factores se acaba eligiendo una carrera y no otra.
En fín, ojalá la organización aprenda para la próxima cita.

A punto de irnos podemos ver entrar a Juanito, a un ritmo que ni me dio tiempo a desenfundar la cámara. Ole campeón. Tengo ganas de que nos cuente de lo que habló con el Yeti allá arriba.
Nos compramos un bocata y una cerveza en el bar, nos lo tragamos rápido, y de vuelta.
La expedición alicantina (una de ellas) formada por David, Pez, Elias, Alvaro, Juanito y servidor finaliza la aventura. En general todos contentos y satisfechos, sintiéndonos victoriosos.
En cuanto pueda, el vídeo.


Si quieres descargarte el track en formato gpx, pincha aquí.



9 comentarios:

jaimescolano dijo...

Caramba con la crisis. Cierto que esos pormenores afean la prueba. Así todo, enhorabuena y envidia sana... A ver si para el 12, ó el 13, 14... Mañana algo ¿no Michel?. Pasado seguro.

juandedios dijo...

hola Michel, soy Juan de Dios ,ya te dije en la carrera que me sonaba mucho tu cara, y resulta que tienes unos de los bloc mas preferidos. , he leído tu crónica y resulta que eres de esos tipos que vive y compartes la montaña y disfrutas con la naturaleza y la vives de lleno que se nota que disfrutas paso a paso y minuto a minutos de todo lo que envuelve las carreras por montaña , dando preferencia a los pequeños detalles y a veces los mas importantes que son la convivencia con el corredor.A sido para mí muy importante el conocerte en persona ya que te conocía por el bloc., y los vídeos donde se ve, por tu sonrisa y alegría que transmites lo bello de las carreras por montaña. Tengo alguna foto tuya y tus amigos me dices donde te las puedo enviar. Mi correo electronico es jdjm24@hotmail.com en facebook juandedios jimenez martin, me gustaría estar en contacto contigo un abrazo de juande.

Hortensia dijo...

Por fin me he tropezado con esa cara sonriente que en tantos vídeos y fotos he contemplado. Hacía meses que no me sentía tan bien. Que suerte me habéis regalado.He saboreado el auténtico Placer por los cinco sentidos. En un marco incomparable de una emblemática sierra, que ofrece desnuda roca en sus paredes, y rincones de bosques y selva fieles al otoño dorado.
Y no podía faltar, mi amigo Juan de Dios, siempre leal a su generosa persona. Gracias a todos los Alicantinos y demás por perder horas de sueño, que al final sin duda compensan. Y seguro Michel, que en esta segunda Yeti no te quedarán secuelas físicas. Un abrazo.

SuPErViViEnTe dijo...

Una cronica Fantastica y divertida!!, lastima que sea sabado esta carrera y no pueda participar, pero leyendo cronicas como esta me lo paso pipa!!

Un saludo

miguelflor dijo...

Lo has pasado en grande aunque casi falto de avituallamientos, una pena que carreras así tenga "fallos" imperdonables y mas tratándose de campeonato murciano. De todas formas, habeis disfrutado, y habesis sido finishers en una dura carrera sobre todo la cuestecica del caracol, vaya tela. Muy buena crónica, la cerveza y el bocata del final, seguro que casi lo mejor. Un abrazo.

Elías dijo...

Que bien, que bien...el año que viene nos llevamos la parrilla... la carne la pone el Yeti.

Jorkelme dijo...

Hola Michel. Soy uno de esos corredores que adelantabas para grabarnos, incluso te hice un saltito tocándome los pies en el aire. Es un placer haber compartido contigo un momento en la montaña. He leído tu crónica y la comparto al 100%, aunque haciendo un poco de abogado del diablo, quizás la experiencia del año pasado jugó en contra de la organización, como sabes llovió y quizás las previsiones de agua se les quedaron cortas en un día de calor como el de esta segunda edición.

Yo tuve la suerte de llegar al avituallamiento de la perdiz para recargar y beber el último vaso de agua que les quedaba y aún así me faltó agua hasta el segundo avituallamiento porque queda lejos, máxime después de la subida que nos esperaba. Seguro que habrán tomado buena nota para el año que viene, porque se que la organización les lleva un arduo trabajo, que se vio en la señalización tan espectacular del recorrido.

En espera de tu vídeo de la segunda edición para disfrutarlo como un enano, un saludo y espero verte junto a tu sonrisa profident en la tercera edición.

Michel dijo...

Hola Jorkelme. Cómo no voy a acordarme de tí... Ese salto es espectacular, y tienes tu momento estrella en el vídeo. Atento que sale en breve. Un saludo y hasta pronto.

Anónimo dijo...

Saludos tocayo jejeje!!!!
Soy Miguel de Petrel! Tio encantadísimo de conoceros! De compartir esos kms finales también, me caisteis genial!! Y junto a vosotros, también compartí con Hortensia y Juan de Dios, aupa ese 3º en Master, el último tramo.. aún recuerdo cuando Juan extendió sus manos y Hortensia de cogida de una y yo de la otra, entramos los 3 brazos en alto...fff...solo por esto vale la pena tantos kms de sube y baja!! Encantado de conoceros a todos!! Espero que nos veamos muchas más veces!!! Os dejo también enlace a la crónica también que tenemos mi compa y yo, que también participó pero no llegasteis a conocer, en la web del club donde corremos!
Abrazos familia!!!!
http://veggierunners.es/index.php/alliestuvimos/169-yeti-trail-2011-el-reto.html