27 de noviembre de 2011

k# Entrenando el alma.

Los protas junto a Kong (que tengas mucha suerte Alba)



Quizás hoy 10 kilómetros eran pocos si tengo en mente prepararme para afrontar el próximo año los casi 170 del UTMB.




Quizás debería haber elegido un recorrido más técnico y con más desnivel, que fortalezca más mis piernas para carreras largas y duras.




En plena marcha


Quizás hoy debería haber llevado un ritmo más rápido con el fin de mejorar mi umbral aeróbico.


Pero estoy convencido de que no.



Hoy ha sido un entrenamiento del ALMA más que del cuerpo.



Porque no hay más día que el de hoy ni más momento que el ahora.




El hijo hace la foto. El padre hace el tonto.


Y esta horita corriendo junto a la playa, volviendo de Campello, acompañado de mi hijo Nico cabalgando en su bici sin ruedines, orgulloso de ir con su padre, satisfecho de sentirse más veloz que yo, feliz porque se sentía mayor y poderoso, han sido muy valiosas.





Un verdadero diamante en bruto.

3 comentarios:

PEZ dijo...

Grande grande....
Esto te ayudara mas para el utmb que 60 kmts....estoy seguro.

PEZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

El padre no sé si es tonto; pero mi sobrino es muy listo, listo, listo.
Estais guapísimoooooos y lo más grande es qué os pudimos ver salir de Campello
besos