4 de marzo de 2012

k#: 27km a ritmo del alma

Esta mañana me he quedado sólo para salir a trotar.
Y como ya he dicho otras veces, aunque puedo presumir de disfrutar en muchas ocasiones de una estupenda compañía, los días en los que salgo sólo también tienen su puntito.

Y hoy ha sido dejar que el alma fuera guiando los pasos.

De esta manera me he dirigido en primer lugar, como tantas otras veces, directo hacia el Cabo. Esa embriagadora mezcla de roca, mar y amanecer te recuerda que cada día puede ser especial.

Desde allí, me he recorrido toda la playa hasta llegar a Campello, y sorprender a mis padres preparando el desayuno, para poder compartirlo con ellos. Les debo todo. Gracias a ellos puedo disfrutar yo ahora de esto. Me gustaría poder decirles lo importantes que han sido y son para mí. Pero cuesta menos escribir que decir. Espero hayan entendido lo que quería decir con mi visita sorpresa.

Y por último, ya volviendo hacia mi casa, paso por el chalet de mi compañero y amigo Jorge, y allí lo encuentro regando sus plantas. La carrera que lleva entre manos es más larga y dura que cualquier ultra que nos podamos imaginar. Pensando en él he soltado lágrimas de emoción recorriendo la Vuelta al Aneto, porque simbólicamente le dedicaba ese esfuerzo. El abrazo que nos hemos dado me ha llenado de vitalidad y espero que a él le haya servido igual.

Sorprendentemente he llegado a casa con las piernas muy cansadas.
No sé porqué.
Quizás porque he repartido parte de mi energía vital por el camino. Eso he intentado.
O quizás sea que el cuerpo no está acostumbrado a seguir el ritmo del alma.
No sé.

5 comentarios:

Patricia dijo...

Un Domingo muy intenso...aunque estés cansado...seguro que toda esa energía positiva que has repartido volverá a ti multiplicada por 100. Sigue contandonos cosas. te seguimos. Besos

Jorkelme dijo...

Hola Michel, por artículos como este te sigo desde que coincidimos en el Yeti (soy el del saltito en ese magnífico vídeo que nos regalaste). De hecho me has servido de inspiración y me he atrevido a contar mis experiencias en una web, en la que hago referencia a este blog: http://www.ultratrails.com/artículos/cámaras-deportivas/

Espero que coincidamos en la ultra de Benissa para poder saludarte.

Michel dijo...

Hola Patricia! Me alegra verte bloggeando... No abandones ese blog, seguro que tienes muchas mas cosas interesantes que contarnos.

Jorkelme, gracias por tus palabras. Muy currada la web! Nos vemos en Benissa y cuando me veas con l cámara ya sabes, un saltito y te reconoceré. Además ya has comprobado lo bien que queda luego en el vidiet.

Hortensia dijo...

No ibas sólo, tu alma y tantas emociones que salieron a tu encuentro, que tanto pesan, se fueron quedando en tus piernas. Sigue soltándote, gracias.

Anónimo dijo...

claro que saben lo importante que son para nosotros, aunque ellos tampoco no lo digan, tú lo escribes porque como bien dices resulta más fácil; pero para ellos no es así. Yo me alegro un montón de esas pequeñas cosas que se hacen grandes cuando las compartimos co los nuestro. Me muero de ganas de volver a compartir esos desayunos multitudinarios y llenos de gritos. Los necesito tanto.
Besos Te quiero.