14 de marzo de 2012

Arreglo de chapa y pintura

La cala antes de capuzrnos... calma chicha.
Esta ha sido la frase de Jesús cuando hemos terminado nuestro baño en esta preciosa y tranquila cala, a las 7:15 aproximadamente de la mañana, tras poco más de 6-7 km de trote por el Cabo.

Tan acertada que se la copio para este post.

A mis piernas le han venido genial esa gélida sensación al zambullirme en el agua. Gélida, sí. Pero no tanto como para no repetir otra zambullida, porque la segunda es la más agradable, más cálida.
Ya recuperadas de las agujetas tras la Perimetral, hemos vuelto a trotar un poquito por la mañana, reencontrándonos de nuevo con la sensación de madrugar porque sí un día entresemana, de ver amanecer en el cabo, de bañarte en la cala, y sobretodo, de compartirlo en este caso con Jesús, que tenemos pocas ocasiones de salir juntos.
Pero me da a mí, que esto va a cambiar.

 

Los risueños. Se nota un pequeño rictus por el frío.

5 comentarios:

antonio dieguez dijo...

Dale un abrazo a Jesus de mi parte cuando lo vuelvas a ver.
Que carita de frio que teneis...

Carles Aguilar dijo...

Zambullirse en agua fría...?? Ya me cuesta bastante meterme en la piscina..!! Y eso que está a 29º... Eso sí, la foto de la cala es realmente increíble con el mar en plena calma...

Michel dijo...

Carlos, la verdad es que estaba fría, de narices. Para qué nos vamos a engañar. Pero no es menos cierto que tras esa impresión inicial, se te queda una sonrisa que te dura casi todo el día.
Antonio, anímate y se lo das tú mismo mañana tempranito, que hemos quedado otra vez!
Animo!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

El titulo del post es acertadision para muchas cosas incluida algunas AC. Disfruta tus diamantes

jaimescolano dijo...

Qué ganas de ver a Jesús. No te escaparás amigo.