17 de abril de 2012

Ser feliz y no correr

Una de mis fotos preferidas. La felicidad




 Falta menos de un mes para la CSP 115 y llevo 3 semanas sin correr por la lesión del aquiles.
Y pese a todo, soy feliz.
Pienso que algún día no podré correr más, y sin embargo, quiero ser feliz toda mi vida.
No negaré que me apetece mucho salir a correr, con mis amigos, en la montaña, por nuestro cabo, hacia nuestra cala.
Muchísimo. Cada día más.
Pero a diario me marco el firme propósito de conseguir la misma sonrisa de la foto. Aunque no pueda llegar corriendo.
Y sonrio cuando desde mi coche veo el sol sobre el mar yendo al trabajo, y pienso en mis amigos que probablemente le hayan sonreido desde otro ángulo.
Sonrio, y mucho, cuando me acuesto con Lucas y se duerme acariciando mi inminente barba con sus diminutos dedos.
Sonrio cuando abrazo a mi mujer, cuando telefoneo a mi padre a la hora de la siesta y siempre protesta bromeando de la comida que ha preparado mi madre, cuando espero unos segundos más de la cuenta aguantando una puerta para que un desconocido pase y me lo agradezca con otra sonrisa.
Hay tanto por lo que no perder la sonrisa.
Espero veros pronto. Corriendo si es posible. Y si no también.
Gracias a todos por los ánimos y consejos.

6 comentarios:

miguelflor dijo...

Si señor Jaime, de eso se trata, el caso es buscar siemrpe la sonrisa, aunque a veces nos empeñemos en esconderla, eso que haces de sonreir frente a la adversidad forma parte del entreno para la CSP 115, seguro que llegas ánimo.

Hortensia dijo...

Eres un gran maestro en mostrar esa sonrisa en cada instante, que como dicen por ahí,cuesta menos que la electricidad, y da más luz. Sin duda llegaremos a tiempo. GRACIAS

Anónimo dijo...

Gracias por tus palabras, Michel.
Seguro que dentro de muy poco coincidimos trotando por ahi.
Un abrazo.

Antonio Dieguez

jaimescolano dijo...

Vaya mestre, SÍ. El Flor me cita a mí pero piensa en ti. Aunque no anda desencaminado. Los astros malamente alineados, que diría mi amifga Susi. Pero estas sonrisas brillan más que los soles. Gracias amigo por la lección. Esmailin tim por encima de todo.

PEZ dijo...

Michel, y si no es corriendo será andando,...nos imagino como en la peli cocoon, dentro de 50 años todos con bastones andando a darnos
el baño a nuestra cala a las 6:30 de la mañana, y como siempre, sonriendo.
Lo que nos falta en los 49 años de en medio falta, te garantizo que es corriendo o trotando o ....que mas da mientras tengamos ganas,...y de eso, no nos falta.

Un abrazo.

AtalantasWeb dijo...

El talón de Aquiles es una cosa pasajera. El cariño de los amigos y la familia queda para siempre, como la sonrisa que me viene a la mente cada vez que me acuerdo del Michel.
¡Un abrazo!