27 de mayo de 2011

KARMA #1


= ACCIÓN.
Si consigues llenar tu día a día de buenas acciones, de hechos virtuosos, tu logro será la felicidad.
Y lo contrario.

KARMA #1:

Levántate temprano y antes de irte a trabajar acércate corriendo al mar y zambúllete. Si es con un amigo, la satisfacción se multiplica.


Hace pocos días, en uno de los trotes por la playa me encontré con esta zapatilla, regurgitada por un mar que no la podía digerir.
Fue objetivo de mi cámara y también de mis pensamientos.

Me imaginé al corredor que la llevaba, desapareciendo un día para siempre, escupiendo el mar una de sus zapatillas a modo de homenaje al corredor que fué.

Eso es, que FUÉ.
Ahora todos SOMOS, luego, quizás mañana, quizás hoy, quizás dentro de unos años, todos FUIMOS. Qué conjugación más rara.

Sólo pretendo pensar y ser consciente de lo efímero de nuestro paso, cuando además tenemos muy presente la pérdida cercana de una compañera CxM y un ciclista en lamentables y estúpidos accidentes.

Y sólo pretendo ser feliz y hacer felices a los que me rodean. A todo el mundo si fuera posible (esto es muy budista)

Y para ello, ayudan mucho, muchísimo, pequeñas acciones diarias, sin grandes pretensiones, pero con las que consigues rápidamente lo que quieres: felicidad. La de los demás. La tuya en consecuencia. Pequeños diamantes diarios, como me gusta llamarlos.

Os cuento uno de mis karmas de hoy, el primero que cuento, quizás cuente más. Quizás a tí también te ayude a ser más feliz. Así yo también lo seré.

5 comentarios:

runner no brain dijo...

Pues a mi me has ayudado.
Muchas gracias.

Paco Escalante dijo...

Gracias por la parte que me toca.

Soy afortunado dijo...

Gracias por estás palabras, gracias por el chapuzon y sobre todo gracias por ser cómo eres.

Anónimo dijo...

No somos conscientes de lo efimeros y debiles que somos hasta que ocurren hechos - como los que comentas o problemas de salud- que nos hacen reflexionar. Lo importante es darnos cuenta.Y ser felices con los pequeños diamantillos diarios y COMPARTIRLOS CON TODAS LAS PERSONAS QUE FORMAN NUESTRO DIA A DIA.
Gracias, por dejarme compartir algun diamantillo, que otro.

Anónimo dijo...

ERES LA OSTIA, SIEMPRE TE LO DIGO. ME EMOCIONO CADA VEZ QUE PUEDO TENER OPORTUNIDAD DE LEER ALGO TUYO, PORQUE COMO MI HIJA NO ME DEJA EL ORDENADOR. OJALA TUVIERA EL VALOR DE APLICARME YO TODO LO QUE TU ESCRIBES, OTRO GALLO ME CANTARIA, SOLO ESPERO LLEGAR A TIEMPO DE DISFRUTAR DE MI GRAN DIAMANTE ALGÚN DÍA, TE QUIERO.
TU HERMANA,