16 de junio de 2011

A To Trapo: vida en vena

Me parece muy difícil conseguir trasmitir en las siguientes palabras todo lo que vivimos durante la última trotada  organizada por la gran familia de A To Trapo.
Bajando al baño purificador

Pero sin duda, lo primero que debo y quiero hacer es dar un GRACIAS bien grande a todos y cada uno de sus integrantes. Empezando por el gran gurú Jesús, y terminado por el último que se haya incorporado (que quizás sea yo, porque me siento uno de vosotros).

La jornada laboral terminó tarde, sobre las 19 horas, pero lo que me quedaba por vivir de jornada iba a ser todavía mucho más intenso. 
Iba a ser verdadera VIDA iv distribuida en pocas horas, repartida en multitud de detalles, concentrada en varias docenas de seres humanos, bebida a grandes sorbos, cogida a dos manos, a puñaos.

No sé por dónde empezar ni cómo contarlo.



Elias, Atalanta, Jaime y servidor
La serpiente UNIcolor
Porque en ninguna de las carreras en las que he participado, he recibido más regalos / atenciones que en ésta: chip grabado con tu nombre (que además sirve para colgar la colada), camiseta A To Trapo modelo Tri, avituallamiento con sidra-isotónica durante la carrera, bañá natural en el cabo marcando el circuito con velitas, furgo-patera-sauna de vuelta, servicio de piscina-duchas con enjabone automático (sólo había que entrar y darse unas vueltas; y como dice Juanma, no dar más detalles), cena de conciliación (y qué cena, qué allioli, qué tomates, qué brevas, qué...qué grande Vicente), y finalmente, una pócima de Antonio "Druida", que con el punto justo de anís terminaba de limar las juntas.
Y esto sólo enumera lo material, lo tangible, lo comestible. Que aunque fue mucho, fue lo de menos.

Y es que no sé cómo explicar la hospitalidad que sentí al entrar a Villa Rosa.
Pez corriendo. Pez contento.

Porque juntarnos un miercoles por la tarde 43 personas para hacer una trotada es ya, por sí mismo, espectacular.
Porque yo era un desconocido para muchos, y me sentí en todo momento uno más. Que de verdad, y no es una frase hecha, me sentía como si estuviera en mi casa y con mi familia.
Que algunos como Pez se reencontraron consigo mismos e irradiaban felicidad por todos los costados.
Que todo era felicidad, buen rollo... flow ¿verdad Jaime?.
Interior de la FurgoParty
Impresionante la cena.

Que quiero volver a estar con todos ellos.
Que me fui a casa sintiendo que había vivido una vida entera en unas pocas horas.

Que anoche hubo luna llena.

Y que también hubo un eclipse, pero éramos nosotros.

Gracias de nuevo.

Antonio el Druida




Enlaces relacionados:
- Crónica y vidiet de Jaime
- Web de AToTrapo

5 comentarios:

Toñi dijo...

Efectivamente no se puede pedir más en una carrera, sobre todo por el buen ambiente siempre presente en esta gran familia de A to Trapo. Espero que sigáis viniendo porque siempre habrá algo nuevo que os sorprenderá, y es que Jesús es así, el alma mater.

JUAN CARLOS dijo...

Michel, soy Juan Carlos, hijo de Vicente y Rosa (Villa Rosa). Muchas gracias por esta publicación, la imprimo para entregársela a mis padres porque a ellos les encanta hacer feliz a las personas. Esta es la esencia de los corredores y en A TO TRAPO la tenemos y compartimos, pero sin lugar a dudas, JESUS es el tarrito de esa esencia del cual nos vamos untando, día a día, carrera a carrera. GRACIAS MICHEL POR ACOMPAÑARNOS.

jaimescolano dijo...

Vida en vena... Pues así debe de llamarse el nuevo crak que me está volviendo loco. Subscribo amigo. Acertadísimo.

Michel dijo...

Toñi, ten por seguro que volveremos siempre que se pueda. Y si algún día sobramos lo dices
:-)))

Juan Carlos, dales nuevamente las gracias a tus padres, y sobretodo, diles que funciona, que su filosofia es eficaz. Yo soy mucho más feliz después de conocerlos. Después de conoceros.

Jaime. Lo mismo te digo.

AtalantasWeb dijo...

Sí que es difícil encontrar palabras para describir ese día. Salvo Jesús, tal vez, que como orador anfitrión no tiene precio.
Un abrazo a TODOS.